Bazares chinos, ‘kebabs’ y locutorios, bajo sospecha

Las calles de Vitoria han visto cerrar en los últimos cinco años decenas de negocios de corte tradicional, hasta el punto de convertir prácticamente en un cementerio de locales vacíos algunas arterias antes repletas de vida, como la calle Postas. Según las estadísticas, sectores como las tiendas de decoración, las inmobiliarias y los bancos han llevado la peor parte en Vitoria. Solo en la Avenida de Gasteiz se han cerrado seis sucursales en el último lustro. Sin embargo, corren buenos tiempos -o corrían- para bazares, ‘kebabs’ y locutorios, tres sectores tradicionalmente ligados a los emprendedores de origen foráneo que han proliferado hasta sumar casi 150 establecimientos en la ciudad.

Pero los vientos favorables que soplaban para estos locales y para sus gestores podrían tocar pronto a su fin. El Ayuntamiento de Vitoria, a petición “reiterada” de los comerciantes de la ciudad, según ha enfatizado el alcalde, Javier Maroto, ha puesto en marcha un plan para controlar su actividad y defender así el comercio tradicional de Vitoria frente a la proliferación de negocios que, según indicó este martes, “no aportan nada al mix comercial” de la capital alavesa. Según los datos que ha detallado el Consistorio decenas de ellos, además, han sido sancionados e incluso cerrados por problemas de salubridad o deficiencias sanitarias.

El alcalde de Vitoria, Javier Maroto, ha desvelado que desde marzo varios inspectores municipales recorren estos locales, generalmente regentados por ciudadanos extranjeros, con el objetivo de certificar que “las condiciones sean iguales para todos y sin ventajas para ninguno”, sostiene el primer edil. Para velar por esa “igualdad de condiciones para todos” se han puesto manos a la obra los departamentos municipales de Seguridad Ciudadana, Medio Ambiente y Salud y Consumo. “Quien incumpla la normativa no puede quedar impune”, ha dicho Maroto.

Los resultados de esas campañas especiales de control, ocultos hasta ahora, indican que las inspecciones efectivamente tenían amplia razón de ser. En el caso de los restaurantes de kebabs, por ejemplo, tras las inspecciones realizadas para garantizar la salubridad de los 41 locales de la ciudad, el 82,9% de ellos (34) ha sido objeto de algún tipo de actuación por razones higiénicas y de licencia. En cinco de ellos se abrió un expediente de cierre por falta de licencias administrativas, aunque el déficit de salubridad es el defecto más habitual entre los comercios infractores. Es más, seis locales tuvieron que ser clausurados de forma cautelar por no cumplir con las normas básicas de higiene requeridas y otros nueve recibieron algún tipo de sanción administrativa (entre 1.000 y 3.000 euros de multa).

Mientras que 26 ‘kebabs’ han subsanado ya sus reclamaciones por acumulación de suciedad, falta de etiquetado en los productos o por mal almacenamiento de la comida, hay ocho que aún no han corregido sus deficiencias. Además, por estos mismos motivos, el Ayuntamiento inició en 22 ocasiones los trámites previos al cierre temporal de estos populares locales de comida rápida. Por carencias en la licencia de actividad se han subsanado seis casos, aunque sobre cinco de ellos pesa la orden de clausura que se ejecutará en el caso de que no se consigan solucionar esas faltas en los próximos meses.

Bazares

La campaña también se ha extendido a los 51 bazares de la capital alavesa (36 de ellos regentados por asiáticos). De ellos, ya han sido inspeccionados 28 que simultanéan la venta de alimentación y otro tipo de productos. Los trabajadores municipales han constatado la gran ocupación de espacio del local, la colocación de víveres en el suelo, la falta de hojas de reclamación o el uso de los lavabos del establecimiento como almacén. También se ha localizado un establecimiento que vendía bocadillos cocinados, congelados y sin ningún tipo de etiquetado que certificase su fecha de elaboración.

También se han examinado dos bazares de productos en general en los que se han registrado faltas graves como la disponibilidad de películas pornográficas al alcance de menores, el almacenamiento de productos corrosivos en el suelo o la sobreocupación de los pasillos con materiales que dificultan las salidas. Pese a las deficiencias encontradas, no se ha realizado ningún cierre.

Este lunes, el grupo municipal del PNV denunciaba también la situación de estos locales y exigió que se cumplan la normativa de accesibilidad, antiincendios y de seguridad en los productos. Calificó de «auténticas ratoneras» el interior de algunos locales en el caso de que fuera necesaria una evacuación de emergencia.

Locutorios

El último sector vinculado a los emprendedores foráneos puesto bajo la lupa por el Gabinete Maroto ha sido el de los locutorios. El alcalde ha garantizado este martes que va a proponer “de forma inmediata” a los grupos municipales la tramitación de una ordenanza específica para los 47 locutorios que hay en la ciudad. “Igual que hace unos años nos pusimos de acuerdo en evitar que se extendieran por el Casco Medieval, hemos de ser capaces ahora de limitar su expansión por el resto de zonas de Vitoria”, ha afirmado Maroto.

Maroto ha explicado que la decisión se basa en las “incidencias detectadas por los inspectores municipales” en los locutorios, además de las “denuncias recibidas” y “su bajo valor añadido” en el tejido comercial de la ciudad. Asimismo, se ha constatado que venden “mercancías que nada tienen que ver con estos establecimientos o algunas de ellas presentan deficiencias importantes”. Según los datos aportados por el alcalde, de los 47 locutorios de Vitoria se han cerrado nueve de forma cautelar y se han abierto 45 expedientes por deficiencias sanitarias.

La campaña de control

Locutorios: 47 negocios. Se han cerrado nueve de forma cautelar y se han abierto45 expedientes por deficiencias sanitarias.
Bazares: 51 establecimientos de los que 36 están regentados por asiáticos. Se han inspeccionado 30. El PNV denunció la falta de seguridad de algunos de ellos. “Son auténticas ratoneras”, dijeron.
‘Kebabs’: 41 locales. El 82,9% de ellos (34) ha sido objeto de algún tipo de actuación por razones higiénicas y de licencia. Seis fueron clausurados de forma cautelar por problemas higiénicos y nueve recibieron sanciones administrativas.
Leido en : http://www.elcorreo.com/alava/20131016/local/bazares-chinos-kebabs-locutorios-201310151845.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *